1925, Alberti

RAFAEL ALBERTI, PREMIO NACIONAL DE LITERATURA 1924-25

Blanca Diez Gil

“Tengo sólo 22 años y me siento vacío. Aquí tengo a mis amigos y una vida buena, pero la Capital no me llena. Añoro mi Andalucía, sus playas, su gente… necesito volver.”

Esos fueron mis pensamientos durante mucho tiempo y, por fin, decidí marcharme.Una fría mañana de invierno el tren llegó a la estación de Córdoba.. Eran las 10 y media y, entre la multitud, pude distinguir dos caras conocidas. Mi hermana María y su marido, Ignacio Docavo, habían venido a buscarme. No hacía muchos días les había enviado un telegrama explicándoles que necesitaba un cambio, desconectar por un tiempo, y no dudaron en ofrecerme su casa.

Llegamos por fin a Rute. ¡Cuánto había añorado estos paisajes! Estaba en medio de la Sierra Cordobesa, contemplando su belleza y miles de ideas rondaban por mi cabeza. Necesitaba escribir, pintar, expresar mis sentimientos de alguna manera…

Encerrado en mi habitación, terminé de copiar a máquina mi obra Mar y Tierra.

–Creo que esta obra es realmente buena, ¿por qué no intentas publicarla?

Estas palabras de Ignacio me abrieron los ojos, así que mandé dos ejemplares a José María Chacón y Calvo, gran escritor cubano, con la esperanza de que, de alguna manera, él pudiera ayudarme.            

No muchos días después recibí su respuesta: “Estimado Rafael, su obra es realmente buena. Estoy gratamente sorprendido. Intentaré presentarla al concurso Nacional de Literatura. Estoy seguro de que ganará. Mucha suerte.”

Cuando terminé de leer este telegrama no podía salir de mi asombro. Estaba anonadado. El hecho de que una obra mía pudiera ser publicada me llenaba de alegría y mucho más el hecho de que ésta misma tuviera posibilidades de ganar un concurso de Literatura. Aunque puede que me estuviera precipitando… Faltaban pocos días para que finalizase el plazo de inscripción y aún no tenía noticia alguna sobre Chacón y Calvo.           

Una tarde, a las 8, mi cuñado entró en mi habitación y, con voz entrecortada, me anunció que había llegado otro telegrama. Lo abrí y comencé a leer:           

“Estimado Rafael, he podido entregar su manuscrito a tiempo. Espero de todo corazón que gane. Suerte.”           

Deposité la carta en mi lecho. Estaba tranquilo aunque no sin ciertos remordimientos de orden moral y estético por haber sucumbido a la tentación de presentarme, como un poetastro cualquiera, a un concurso oficial, así que, eché tierra a mi audacia y me dispuse a comenzar un nuevo libro.           

Esa hermosa tierra en la que me encontraba era para mí una enorme fuente de inspiración. Todas las mañanas, sin excepción alguna, me levantaba temprano y salía al campo. Allí pasaba horas y horas escribiendo canciones que, posteriormente, pasarían a formar parte de mi nuevo libro.           

No podía permanecer allí eternamente, así que, salí, silencioso, de Rute en busca del expreso de Madrid. Estaba cansado de la pueblerina soledad. Unos meses allí, aislado, habían sido suficientes para desconectar y reflexionar sobre mi vida, pero había llegado la hora de volver a la Capital.           

El 12 de Junio de 1925, el diario La Gaceta publicó los resultados del concurso Nacional de Literatura.

“Reunido el jurado del concurso Nacional de Literatura 1924-1925, acordó por unanimidad elevar a la aprobación de la Superioridad la siguiente propuesta:

Primera: que se adjudique el premio de 4.000 pesetas, correspondiente al tema primero, “Poesía Lírica”, al libro inédito titulado Mar y Tierra de Don Rafael Alberti…”.

No me hizo falta continuar con la lectura ¡No podía salir de mi asombro! Mi primer libro había resultado ganador de uno de los concursos más importantes para la vida de cualquier escritor.

“El mar. La mar.

El mar. ¡Sólo la mar!

¿Por qué me trajiste, padre,

a la ciudad?…”

Estaba hojeando mi obra cuando, de repente, un papel cayó al suelo. Me agaché a recogerlo y, cuando lo abrí, observé que era del propio Antonio Machado.“Es, a mi juicio, el mejor libro de poemas presentado al concurso”.

Tras leer esto, decidí visitar a todos y cada uno de los miembros del jurado. En esta visita les mostré mi agradecimiento, en especial a Don Antonio Machado, por el que sentía gran admiración y respeto.

Finalicé esta visita y me dirigí a la ventanilla del Ministerio para cobrar las 4.000 pesetas del premio. Allí coincidí con Gerardo Diego, un gran escritor y mejor persona, con el que entablé una nueva y buena amistad.

Poco tiempo después de esto, José Ruiz Castillo, padre de mi buen amigo Manuel, aceptó tomar a su cargo la edición de Mar y Tierra y mandó enseguida el manuscrito a la imprenta.Pasaron varios días y, por fin, recibí noticias sobre mi obra.

El propio José Ruiz Castillo se acercó hasta mi casa y me dijo: “Enhorabuena, Rafael, he conseguido que su obra sea publicada por la Biblioteca Nueva…”.

Don José siguió hablando, pero ya no recuerdo lo que me dijo, ni siquiera sé si escuché lo que me dijo en aquel momento. Sólo con saber que mi obra iba a publicarse ya era el hombre más feliz del mundo, lo que me dijera después no me importaba en absoluto.

Esa misma tarde salí a dar un paseo. Necesitaba expresarme, que el resto del mundo supiera cuán feliz era, así que hice lo que mejor se me daba, escribir.

Me senté en un banco del Retiro y, observando los quehaceres de la gente, comencé a escribir:“Tengo 22 años  y una vida plena. He ganado mi primer premio y publicado mi primera obra. Cumplido mi mayor sueño, ¿qué más puedo pedir?”   

 
Recreación histórica de Blanca Diez basada en las siguientes FUENTES:


ALBERTI, Rafael (1972). Marinero en Tierra, ed. Miguel Ruiz Castillo. Madrid: Biblioteca Nueva.

ALBERTI, Rafael (1989). Marinero en Tierra, La amante, El alba del alhelí, ed. Robert Marrast. Madrid:  Castalia.        

http://www.cervantesvirtual.com/bib_autor/Alberti/cronología.jsp

http://www.encarta.msn.com/Alberti

http://www.rafaelalberti.es

http://www.hemerotecadigital.bne.es 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: